El reciclaje para el manejo eficiente de desechos no basta sin la conciencia

Si bien es cierto que el ciclo de reciclaje del plástico tiene un límite, pues el material va perdiendo calidad, también se puede dirigir ese desecho a otros productos, como poliductos o hasta ladrillos para la construcción.

El reciclaje para el manejo eficiente de los desechos no basta sin la conciencia en la población de reducir cada vez más su consumo, sobre todo, de materiales como el plástico de un solo uso, pues al final estos desechos terminan por irse acumulando debido a su uso desmedido y la falta de un mercado que aproveche su reutilización.

En entrevista reciente con www.diarioinformacion.com, de España, Alba García, responsable de la campaña de plásticos en Greenpeace España, analizó la situación de uso y contaminación del plástico, por lo que, actualmente, su organización está enfocada en una campaña internacional que intenta reducir el plástico de un solo uso.

Según datos de Greenpeace, solo se ha reciclado el 9% del todo el plástico que se ha producido en el mundo. Según García, uno de los principales problemas con el reciclaje industrial del plástico es que llega un momento que ya no es posible reciclar ese material, pues va perdiendo calidad hasta un punto que no se puede ni reciclar ni reutilizar.

En ese sentido, hay una fuerte campaña mundial por reducir el consumo de pajillas de plástico; por ejemplo, Starbucks, se ha propuesto retirarlas de todas sus cadenas de cafés para el 2020.

De acuerdo con la representante de Greenpeace, se lleva produciendo plástico por casi 70 años y una sola botella de plástico tarda en degradarse 500 años y una bolsa 55 años.

Estados Unidos, considerado el mayor mercado de consumo mundial, tiene un problema creciente con sus desechos, pues China detuvo la compra de sus desechos capaces de ser reciclados. El país asiático, que ha figurado como el mayor reciclador del mundo, compró durante 2017 más de la mitad de la basura exportada por Estados Unidos. Sin embargo, desde el pasado mes de enero mantiene cerradas sus fronteras para la mayor parte de los residuos extranjeros de papel y de plástico al considerar que son demasiado contaminantes. 

Mientras tanto de no encontrarse las mejores políticas de sostenibilidad integral, de manera de crear conciencia en las poblaciones para reducir el consumo de plásticos de un solo uso, el planeta se seguirá saturando de estos desperdicios como la encrucijada que mantiene en este momento Estados Unidos.